Comunidades Profesionales de Aprendizaje

La educación es un aspecto central para conseguir alcanzar la cultura de innovación, lo importante es que trascienda y no sea sólo una moda transitoria. Debemos tender hacia actitudes críticas y reflexivas que nos permitan esquivar las trampas del cambio por el cambio, sin un objetivo claro y dirigido hacia las metas educativas.

Trabajo en equipo, escuela abierta, constancia, formación continua, individualización… Son sólo algunas cuestiones que nos aproximan a la innovación en el sector educativo. Pero ¿hemos conseguido romper con el modelo tradicional que se instaura desde la institución? Sin duda, necesitamos de mucha más reflexión porque la ilusión, la felicidad y la creatividad son elementos transversales de todas las personas que apostamos por un cambio global de la comunidad educativa.

Como agentes de cambio, tenemos que valorar la forma de hacer la transición hacia modelos de pedagogías alternativas. En primer lugar, tenemos que repensar en qué distancia están los escolares de las tareas académicas y de su vida social ¿Queremos realmente que aprendan y sean críticos o que simplemente reproduzcan el contenido?

Algunas de las claves que podemos considerar para un cambio real, global y pragmático se vertebran en los siguientes puntos: (1) formación, (2) apoyo profesional y (3) aprender hablando. En este sentido, son muchas las ocasiones en las que nos encontraremos al profesorado superado en cuanto a las medidas de innovación educativa. Por ello, es importante tener presente los principios del asesoramiento colaborativo (Sánchez, 2000), lo que ayudará a través de una resolución conjunta de problemas, escucha activa, comprensión emocional y valoración de la competencia del profesorado y la comunicación de apoyo (Whetten y Cameron, 2011).

Pero te estarás preguntando ¿qué es eso de la comunicación de apoyo que pinta tan guay? Pues ahora mismo tienes dos opciones: esperar a un nuevo blog en el que se explicará o googlearlo si no te puedes esperar.

Asimismo, podemos generar dentro del propio centro educativo una red de profesionales que permitan reflexionar y mejorar sobre sus propias prácticas de enseñanza-aprendizaje, las llamadas Comunidades Profesionales de Aprendizaje (Murillo y Krichescky, 2011). Su implementación genera un clima colaborativo y de aprendizaje, del que podemos enriquecernos como profesionales en psicología de la educación.

 

Referencias

Murillo, J. y Krichesky, G.J. (2011). Las comunidades profesionales de aprendizaje. Una estrategia de mejora para una nueva concepción de la escuela. Revista Iberoamericana sobre Calidad, Eficacia y Cambio en Educación, 9 (1).

 

Sánchez, E. (2000). El asesoramiento psicopedagógico: un estudio observacional sobre las dificultades de los psicopedagogos para trabajar con los profesores. Infancia y aprendizaje, 91, 55-77.

 

Whetten, D. y Cameron, K. (2011). Establecimiento de relaciones mediante la comunicación de apoyo en Whetten, D. y Cameron, K. (2011) Desarrollo de habilidades directivas (pp. 233-278). México: Pearson Educación.

By |2018-02-20T09:28:12+00:00febrero 20th, 2018|Blog|0 Comments

Leave A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: