apple-256261_960_720

El sistema educativo español: fallos del sistema y necesidad de reflexión

“La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo”. 

Nelson Mandela (1918-2013)

El sistema educativo  en España ha ido modificándose en función de las diferentes leyes estatales que se han ido generando:

  • Ley General de Educación (1970).
  • Ley de Ordenación General del Sistema Educativo (1990)
    • LODE en 1985
    • LOPEGCE en 1995
  • Ley Orgánica de Educación (2006).
  • Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (2013).

La realidad de estas reformas es que han aportado cambios sustanciales hacia una mejora de la calidad educativa, pero no han sido suficientes para establecernos en los niveles establecidos tanto por la Unión Europea como la OCDE.

En nuestro sistema educativo, hay gran cantidad de desajustes: entre los contenidos curriculares y los intereses del estudiantado, entre las materias optativas y las necesidades de la comunidad educativa. Asimismo, se sigue apostando por un planteamiento abstracto del contenido en el que se desconoce su aplicación a la realidad. La metodología de enseñanza parte desde un modelo basado en la teoría directa (Luna y Martin, 2008). Asimismo, el profesorado se ha visto desmotivado por un inmovilismo en sus condiciones de trabajo y una reducción de la inversión de su formación permanente. A esta situación, tenemos que sumarle un currículo cerrado, homogeneidad de los contenidos a pesar de la diversidad presente en nuestro país y valoración de los resultados (no del proceso).

En definitiva, no nos estamos enfocando en el desarrollo integral del estudiantado. Las tasas de abandono escolar entre los 18 y 24 de estudiantes que no continúan su formación es de las más altas de Europa (22.7%) y la tasa de repetición en 2014 es un dato preocupante, el 45% del estudiantado había repetido por lo menos una vez (Sanmartín, 2014). A estos datos, la realidad laboral no nos aporta mucho optimismo, en la última encuesta de la EPA (Encuesta de Población Activa) en 2017, las personas jóvenes (20-24) suponen una tasa de desempleo del 34%.  No podemos conformarnos con estos datos, tenemos que seguir teniendo como objetivo fundamental de las políticas educativas la búsqueda de calidad de la educación. Para ello, necesitamos repensar el sentido de la escuela y reorientar los esfuerzos hacia políticas que apuesten por un correcto ajuste de las necesidades y ayudas requeridas para mejorar los procesos de enseñanza-aprendizaje.

Referencias

Luna, M., y Martín, E. (2008). La importancia de las concepciones en el asesoramiento psicopedagógico. Profesorado. Revista de currículum y formación del profesorado, 12(1), 1-12.

Sanmartin, R. (2014). Los seis grandes fallos del sistema educativo español. Recuperado de http://www.elmundo.es/espana/2014/09/11/5411e1f5e2704e33458b4576.html

By | 2018-02-13T11:55:35+00:00 febrero 13th, 2018|Blog|0 Comments

Leave A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: